Port de maó

La fortaleza de Isabel II, conocida como La Mola, es uno de los mayores ejemplos de arquitectura militar del siglo XIX. Fue construida entre 1850 y 1875, después de que el puerto de Mahón se convirtiera en el punto de cruce entre las rutas marítimas británicas (Gibraltar-India) y francesas (Francia-Argelia). Ante el temor de que quisieran recuperar Menorca, que en ese momento se encontraba sin fortificaciones, debido a la demolición del Castillo de San Felipe, se inició la construcción de la Fortaleza de Isabel II en la Mola del puerto de Mahón, sobre los cimientos del “Fuerte de la Reina Ana”, una antigua fortificación de la última dominación inglesa (1798-1802).

La fortaleza domina el puerto, y su arquitectura se fusiona con el mar y el paisaje. La envergadura del recinto se aprecia desde el primer momento. Al entrar es posible contemplar una magnífica arquitectura paseándose por los diferentes frentes defensivos, y sorprenderse con la perfecta ejecución de la cantería, escaleras de caracol, gárgolas, escudos y, sobre todo, las bóvedas de arista de las casamatas, que han causado la admiración de muchos arquitectos que han visitado el recinto. Cerca de la Punta de s’Esperó, el punto más oriental de Menorca, se encuentran los impresionantes cañones Vickers, artillados entre 1935 y 1936.

El visitante podrá realizar la visita por libre o con la ayuda de audioguías. El centro de interpretación dispone de una tienda, exposición, material audiovisual y zonas de descanso. Se pueden alquilar vehículos eléctricos para recorrer el recinto. Hoy día, la fortaleza es un espacio versátil, que alberga todo tipo de eventos, como bodas, fiestas y actos culturales.

La Mola es zona de especial protección de las aves, declarada zona LIC y ZEPA, por lo que los valores naturales y paisajísticos son muy relevantes. El paisaje, los miradores, la flora y la fauna al lado del mar, junto con el patrimonio histórico que contiene, la hacen visita obligada para los amantes de la naturaleza. La Mola es famosa por tener una de las mayores extensiones de manzanilla de la isla, así como tener la mayor colonia de un ave autóctona, la Pardela Balear.

VISITAR LA MOLA

Es posible reservar actividades como la visita nocturna con puesta de Sol, o el  afamado Hall Scape, donde el ingenio de los participantes es clave para resolver los enigmas que se plantean. 

Para más información puede visitar la web www.fortalesalamola.com

Las reservas de actividades las encontrarán en www.menorcareservas.com